La vida es un continuo trabajo: te despiertas y cada nuevo día te trae lo mismo de siempre, igual pero distinto... esa diferencia que te aporta es lo que hace que tu vida sea maravillosamente diferente.

sábado, 28 de diciembre de 2013

No es despecho, fue imprudencia

Lo he decidido, voy a dejar el pasado atrás, que para eso me enseñaron las conjugaciones en primaria. Aparte del presente que siempre era lo más fácil, el siguiente para mi era el pretérito imperfecto, tenía que añadir "ía" y lo demás salía solo, y es que ahora que lo pienso no puede ser tan difícil dejar atrás cosas que no valen la pena mantener en el presente. Así que con algo de paciencia seré capaz de decir en un tiempo que yo solía hacer el idiota, que yo perdía el tiempo pensando en alguien que no me correspondía, ya que estoy repaso las conjugaciones.
Si decido dejar algo atrás es porque nunca ha querido venir de mi mano, e ir tirando todo el rato acaba por destrozarme el cuerpo y las ganas. La razón me dice que he tardado mucho en hacerlo, pero que mas vale tarde que nunca, que cuanto antes cierre la caja de sus besos y la tiré a un río, antes podré saludar al presente. Pero otra parte de mi, la cual no sé muy bien a que parte de mi cuerpo se corresponde, no quiere olvidarle, ni quiere dejar de recibir mensajes en los momentos más imprudentes, ni con las palabras más insensatas. Porque parte de mi quiere que sigas conmigo, pero otra parte me recuerda que en realidad nunca estas, solo cuando te apetece y siempre consiguiendo sacar de mi la peor de mis manías.
Así que solo quiero decirte una cosa, a ti que nunca vas a leerme, nunca fue un placer conocerte y si todo lo que me has dado es lo mejor que podías darme solo te diré una cosa... vete, voy a cerrar la puerta y te quedas fuera.

(((maca)))

martes, 24 de diciembre de 2013

1091

Lleva ya 1091 dias aprendiendo a vivir sin el abuelo, 1091 dias sola por dentro, y algo menos por fuera. Casi tres años reaprendiendo lo que significa vivir, porque para mi abuela la palabra "vida" llevaba del brazo a mi abuelo.
Yo llevo la misma cantidad de dias aprendiendo a vivir en Madrid, porque Madrid con el abuelo no tenía el centro en Sol, sino en Arturo Soria. No sé si antes vivia mejor, o sabía hacerlo mejor, el caso es que el abuelo no está y todos hemos seguido respirando, aunque en ocasiones a algunos se nos antojase imposible.
Al final la vida pasa, al final la vida llega y ya está aquí otra Nochebuena, vivamosla como siempre, que al fin y al cabo es la mejor de las maneras.


(((maca)))

martes, 17 de diciembre de 2013

Nueva Navidad

Ayer mi amiga Lara me dijo "cada año es mejor la Navidad", respondí "sí, ¿verdad?" mientras pensaba que quizá mentía un poco afirmando eso, y a la vez quise añadir, sin llegar a hacerlo "cada año es mejor hasta que llega un año que una silla se vacía, y que por mucho que lleguen nuevas, esa silla siempre te falta." Pero me callé, porque no quiero ser una aguafiestas, y porque aunque desde hace tres Navidades falte la silla de la cabecera para mi la Navidad ha vuelto a ser una época maravillosa.
La verdad es que es duro, enfrentarse entre el frio y los villancicos de los más pequeños a los recuerdos de todo el año, y a los de tantos años; y de una manera inevitable se nos aparecen en la mente esas personas que se han ido, y esos niños que fuimos y se perdieron en alguna mudanza de carácter. No sé cómo, pero cada año acabo llorando, mientras me río muchas veces, por pensar que hago el ridículo dejando escapar mis lágrimas delante de mi familia. Pero es que no hay nada mejor que esos días, con la abuela esforzándose por cantar algún villancico sin que se le trabe la voz recordando al abuelo y a la tía, y a Juan Carlos. Y los demás somos felices, pero tanto que la garganta también tiembla a veces y al final solo la guitarra de la tía es capaz de calmarnos a todos.
Después de la Navidad de 2010 nada ha vuelto a ser lo mismo, y en el momento en el que la abuela entrega por orden de nacimiento el paquetito con su sobre correspondiente a cada nieto a todos se nos queda un beso en el aire, porque el que íbamos a darle al abuelo se nos pierdo entre canciones.
No puedo quejarme, ni yo misma me lo permitiría, porque a mi juzgar tengo la familia más maravillosa del mundo, y desde hace 5 años puedo presumir de tener 6 sobrinos preciosos y sanos, que a cada día que pasa más me sorprenden y más les quiero; porque en esto del querer da igual que la gente se vaya, yo al abuelo le quiero más si cabe, y a mis sobrinos les adoro y veo a cada uno como único e indispensable.
Esta Navidad va a ser muy diferente, pero no pasa nada, si la vida no fuese complicada sería un aburrimiento; y a los Martorell las cosas aburridas siempre nos cansan.

(((maca)))

jueves, 12 de diciembre de 2013

Antes de morir

Ayer antes de acostarme leí un artículo escrito por una enfermera que trabaja con personas mayores, exactamente con aquellas que están al borde de la muerte. La verdad es que no estoy del todo segura de que el artículo sea cierto, que esa enfermera exista realmente y que haya escrito el artículo tal cual lo he leído; de todos modos, quien haya escrito el artículo capto mi atención desde el primer momento hasta la última palabra.
Será que las personas mayores me aportan una seguridad y un respeto increíble, y que por lo general creo que esta clase de personas -si es que se puede considerar "clase" a eso de ser "mayores"- tienen mucho más que aportar que el resto de seres humanos. Y si a veces no tienen grandes cosas que enseñarnos al menos si se merecen el mayor de mis respetos. ¿Que por qué? Por haber vivido tanto, así de sencilla es mi respuesta.
A lo que iba, el artículo que me hizo pensar.

http://elfeniciodigital.wordpress.com/2013/12/04/enfermera-revela-las-cinco-cosas-que-la-gente-mas-lamenta-en-su-lecho-de-muerte/

Aquí se exponen los cinco principales lamentos de las personas antes de morir. En primer lugar se explica la idea de que una persona en el momento previo a la muerte (días, semanas) pasa por una serie de estados que terminan casi siempre en un estado de paz. No es que yo tenga una gran experiencia en el tema, y tampoco es que la muerte sea un tema agradable a tratar, por supuesto que tengo miedo a la muerte, porque tengo miedo a todo aquello que suponga alejarme de las personas que me hacen feliz. Entre otras tantas razones claro. Como ya he dicho mi experiencia es poca, pero no mínima ya que sí que observé las distintas etapas anímicas que se suceden en el tiempo previo a la muerte, no en mi propia piel claro, sino en la de mi abuelo. Viví mil y una sensaciones de su mano y por ello creo que estoy en pleno derecho de compartir este artículo con todos aquellos que se interesen en el. Quizá sabiendo de qué se arrepienten las personas antes de morir podamos resolver nosotros mismos esos cinco puntos en nuestro día a día para que así no tengamos que arrepentirnos de nada.


(((maca)))



domingo, 1 de diciembre de 2013

Amor para el basurero

Digo Diciembre y me entra el frío, las yemas de los dedos apenas sienten el teclado que ni acaricio ni golpeo, echo la vista atrás y... silencio. Ya es diciembre y sigo sin acostumbrarme a no poder desnudarme delante del sol, a no ver el mar y a llamar a mi perro desde la cama y estrujarle con besos debajo de la sábana. Llevo tres meses en Madrid, y desde que llegué las cosas han cambiado. Volví después del verano, más morena y rubia que ahora, mucho más guapa aunque mis amigos insistan en decirme que ahora estoy mejor. (La amistad, es lo que tiene, mentiras piadosas para hacer sentir bien a quienes queremos... ) Vine con ganas, como cada septiembre, con la idea de comerme la ciudad y acabar de la mejor manera la carrera. Llegué cargada de maletas y con cien planes por delante, noventa y nueve de aquellos eran junto a alguien con quise compartir todo y que, a día de hoy, compartimos poco más que conversaciones irrelevantes de cuando en cuando. Como si nunca me hubiese dicho que era la chica más guapa que había visto nunca, o como si yo nunca hubiese contado los días para volver a vernos.
Vine con una historia de amor debajo del brazo, la dejé colgada del pomo de alguna puerta y cuando fui a buscarla ya no recordaba qué había perdido; bueno, no pasa nada, sé que por muy bonito que hubiese sido todo no era más que algo muy simple con la fecha de caducidad escrita bien grande en la portada.
Y como de todo procuro sacar algo útil, de esa historia saque la conclusión de que no estoy hecha para querer a alguien, no ahora, y sobretodo no estoy hecha para que nadie me pueda querer. Sin que parezca un drama, pero así lo veo.
Soy capaz de enamorarme de un florero, de un día de sol, de una nube en el cielo, de una hormiga, de un llavero... Puedo querer hasta ahogarme, hasta dar de mi el 200%, pero a pesar de eso no me veo ahora queriendo a alguien que este fuera de mi círculo de amigos o familia; alguien que conmigo forme un círculo único y exclusivo. Uf, no, que va, es que no puedo, y mira que lo he intentado... pero está comprobado.
No quiero perderme por nadie, meterme en la cama y no poder quedarme dormida hasta las 3 de la madrugada por estar pensando en Fulanito, que mi felicidad dependa en exclusividad de esa persona. Me parece ridículo, patético y soporífero.
Veo esas fotos de parejas besándose o cogidas de la mano, esas que ven mis amigas y se les escapa un suspiro y a mi me entran ganas de pegarme un tiro. No es que no crea en el amor, pero es que no creo en el amor conmigo y alguien. Y no es culpa de los chicos que he conocido -que bueno, tampoco han sido lo mejor de lo mejor pero no me quejo de ellos- ni culpa mía. Creo que es más bien de las ideas que se nos van imponiendo por ver películas, ciertos libros y, sobretodo, por haber nacido mujer y por tanto con este cerebro en forma de corazón de goma.
Creo que estar cerrado al amor es una decisión tan válida como otra cualquiera, no entiendo porqué se supone como algo normal que una chica quiera tener novio si está soltera, o que cada vez que un chico guapo le lancé una mirada cómplice tengamos que derretirnos y empezar a soñar con una historia propia de los cuentos de hadas. Como si nosotras fuésemos princesas, y como si ese chico al que miramos le gustase leernos poemas de amor hasta las 6 de la mañana.
No entiendo porqué la gente quiere encontrar a alguien a quien llamar "novio/a" con tanta energía, como si su vida, su intimidad y su tiempo no tuviesen ningún valor, porque están deseando compartir todo con alguien que desconocen, que simplemente les ha guiñado un ojo.
 Y digo "cerrada al amor"; a esa clase de amor absurdo que parece más intenso cuanto más fotos nos hagamos dándonos besos, cuanta más gente se entere de que nos queremos, cuantas más noches me escribas "te quiero". Yo no quiero ese amor, yo quiero un amor que sea capaz de atravesarme incluso sin yo quererlo, un amor de esos que valen la pena, de esos que dan sentido a todo. No quiero un amor absurdo, un amor que me provoque más dolores de cabeza que carcajadas, un amor de escaparate, un amor sin cimientos.


(((maca)))

jueves, 28 de noviembre de 2013

Me duele

Llevo una semana desconectada de todas las redes sociales que tengo, e incluso de whatsapp, el blog lo he seguido usando por supuesto, pero bueno, no quiero hablar de las razones que me llevaron a querer hacer esa "desconexión social", así que iré al grano, a ver si puedo.
Antes de empezar informo que estoy en un estado algo irascible, más bien nervioso, que no quiero hacer daño a nadie ni mucho menos pero o escribo o exploto; aunque, en realidad, acabo de hacerlo hace unos minutos.
Pues bien, a lo que iba, he estado una semana algo desconectada de tecnologías. Ayer fue mi primer día en facebook y me hablo una chica de la que no sabía desde hace tiempo, el clásico "qué tal te va la vida" -realmente tenía ilusión en saberle contenta- y al minuto me suelta "¿puedes darle a me gusta a X página que he creado?
Vale, estupendo, me hablaba para que le de me gusta a una página que no sé de que trata, así que no sé si me gustará o no pero bueno, sin pararme demasiado en su contenido le di a me gusta y me lo agradeció. Fin de la conversación.
No sé ni  porqué estoy contando esto. Maravilloso. Ah sí, porque me dijo que se enteró el otro día de la existencia de mi blog, y que algún día se metería a echarle un vistazo, es decir, nunca. Tal vez si un día titulo alguna entrada con algo así como "si me lees le daré a me gusta a todas tus páginas y aceptaré todas tus peticiones de Candy Crush" si, entonces es probable que me lea.
No escribo para que me lea la gente, soy consciente de que el único público que tengo fiel es la persona que me dio la vida, que se mete cada día a ver si he escrito algo nuevo y cuando he cometido alguna falta de ortografía me llama y me dice "Maca acabo de leerte, que preciosidad, me has emocionado. Por cierto espero que no te siente mal pero tuvo de tener es con V mi vida". Vale, eso lo sé, y no me importa en absoluto. Es evidente que a un pintor le gusta que alaben su pintura, que comenten la precisión y exactitud de cada pincelada, que la gente hable entre si sobre la grandeza de sus obras. A mi, como ser humano que soy, también me gusta que me adulen, pero eso no significa que escriba para agradar a nadie, ni para dorar a nadie la píldora, ni siquiera para que mi madre piense que tiene una monada de hija. No.
¿Y qué hago hablando de esto? Pues lo digo porque cuando esta chica me dijo que algún día leería mi blog añadió -"¿pero más que un blog es un diario no?"
No opines sobre algo que no conoces, o que al menos no te has molestado en conocer. ¿Un diario? Está claro que no has leído la historia de Ciprian, ni has encontrado la fábrica olvidada, ni los muñecos de latón o a Fievel. Seguramente no tengas ni idea de que supone para mi el deber y el querer, ni te has acercado a oler el salitre de La Coruña y de Valencia, ni has leído Cáncer, ni Muerte.
Llámalo diario si quieres, para mi es mi vida, así que no lo insultes, si no te gusta déjalo, pero no juzgues a mi hijo sin saber cómo surgió.



(((maca)))

Gracias a ti

Cuando tú estas todo se vuelve mejor. Cuando apareces, cuando me llamas, cuando me escribes un "cómo te va?", todo cambia, a mejor, y mis labios se tornan suave, hacia arriba, y la sonrisa se me sale de la cara; porque cuando tú estás todo lo que me rodea se vuelve estupendo.
Si tu estás la nieve me parece tener el blanco más impoluto y perfecto que jamás haya visto, y me apetece rodar sobre ella contigo y hacer la figura del ángel y otras tantas. Cuando estás la lluvia no me inspira tristeza, sino la escusa perfecta para arrimarme a ti y cubrirnos de abrazos y mimos. Cuando tú estas, no hay problemas que me hundan, porque cuando tú estas no conozco la palabra "problema".
Charlamos de lo que sea, y cada charla es especial, y recordamos cosas que vivimos y soñamos qué pasará. Tú me cuentas, yo te cuento y al final pasan las horas sin preocuparnos por no haber comido, o porque se haya hecho de noche y el metro vaya a cerrar.
Tengo la suerte de poder decir "contigo" y pensar en varias personas, tengo la suerte de contar con personas que hacen que mi día se torne de bueno a espectacular. Porque con esas personas comparto un té y soluciono el mundo, comparto un silencio y me reconforto.
Soy afortunada, porque contigo todo se vive mejor.


(((maca)))

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Mensaje entre lineas

¿Quién no se ha hecho promesas? Las de el uno de enero: empezar a hacer deporte, tomarse en serio la salud en la alimentación, dejar de fumar, llamar y ver más a los seres queridos...
¿Quién no se ha propuesto adelgazar/engordar alguna vez en la vida? ¿Cuantos nos lo habremos propuesto más de diez veces?
¿Quien no se levanto un día diciendo que apartir de ese mismo instante nunca se levantaría con el pie izquierdo?
La vida esta llena de dias, de oportunidades que usamos y perdemos y de propósitos que se cumplen o que acaban pudiendo con nosotros.
Yo misma me propongo varias cosas al día, y muchas veces los propósitos se pierden, y se me hace el día un camino eterno lleno de piedras y me quejo por ir descalza. Pero al fin y al cabo siempre que no consigo algo me doy cuenta de que es porque en realidad no lo he querido realmente, o no he dado todo lo que tenía que haber dado de mi misma para conseguirlo; porque he decidido rendirme antes de llegar a mi objetivo.
Pero ahora freno en seco, y me pongo unas sandalias y sigo el camino, porque he visto que delante de mi hay personas que andan descalzas, con heridas, y aunque se cansan siguen, y después de seguir y seguir alcanzan lo que les llena, lo que les hace ser lo que ahora son.
Son personas que han dejado de fumar, que han re-aprendido a reír y que no tienen más vicios que exprimir sus días.


(((maca)))

martes, 26 de noviembre de 2013

Para los buenos, para los majos

Hay personas para todos los gustos, y no hablo del anuncio aquel de Coca - Cola de "altos, bajos, gordos, flacos..."  no, sino de otra manera de clasificar personas: valientes, fuertes, generosas, sociables, capaces, constantes, agradables, cálidas... A mi me gustan esa clase de personas, esas que te llaman y te alegran el día, o el simple hecho de pensar en ellas te da energía.


(((maca)))

domingo, 24 de noviembre de 2013

Es real

Entender la realidad es más sencillo que vivir de su mano, no digo que entender la realidad sea cosa fácil, ni que haya que conformarse con lo que nos da la vida, hay que aspirar siempre a más, a mejor, a la felicidad buena, a la que persiste, a la que no es un estado sino una continuidad del alma.
La realidad más clara es la muerte, y quien no asuma una realidad así no puede hacer otra cosa más que morir viviendo. La muerte es real, como la vida, y las dudas son eternas, quizá como la muerte.
Lo que intento explicar es, como siempre cosa mía, pero para eso escribo, para vivir y sobrevivir, y si ya de paso puedo hacer recapacitar a alguien...  pues oye, yo encantada. Quizá parezca algo arrogante, en absoluto, o tal vez lo soy y todavía no me he enterado.
En mi cabeza hay espacio para ideas nuevas, y también para otras ahí asentadas desde que soy pequeña, y otras que las he ido modificando o cogiendo de otras personas; porque creo que no hay nada mejor para llegar a lo que realmente somos que abrirnos a nuevas ideas, compararlas con las nuestras, y una vez hecho crear nuestra propia red de preferencias; nuestro ideario, manera de pensar y vivir la vida.
La realidad, quién sabe qué es eso; nadie a ciencia cierta pero hay cosas como que amanece y atardece cada día o como que una vida llena de sonrisas es mejor que una cargada de apatía son ciertas, reales, y que nadie se atreva a ponerlas en duda.
Pues bien, entender la realidad es algo que ocurre a veces, no hay una edad para eso pero con normalidad las personas vamos comprendiendo realidades a medida que vamos cumpliendo años e historias. Hay realidades que se nos presentan en el momento de haber nacido: necesitamos oxígeno, agua y alimento para vivir. Otras realidades nos llegan con los años, como esa que hace que entendamos que aparte de esos tres básicos una vida sin atenciones, sin afecto, no es del todo una vida. Entendemos la realidad de que el contacto, la sociabilización, la palabra, la relación con los demás... son características necesarias para la realización del ser humano. Así es, y un día comprendemos eso y continuamos viviendo, mejor si acaso.
Pero hay realidades que un día se nos presentan a la cara pero a pesar de comprenderlas, entenderlas y aceptarlas no las incluimos en nuestra realidad diaria. Me explico, ¿quién no sabe que el día de hoy no va a repetirse? ¿Quién no sabe que la felicidad depende en una inmensa y aplastante mayoría de los casos en la capacidad que tenga cada uno de querer ser feliz?
Me permito contestar a unas preguntas que yo misma me formulo, tal vez parezca absurdo, yo lo veo lógico por eso lo escribo
¿Quien no quiere ser feliz? ¿Hay alguien?
¿Quien desconoce las claves para serlo? No conocemos todas, vale, todavía no he conocido a nadie perfecto y si tiene que haber una reina de las imperfecciones yo misma me presento como candidata. Pero sabemos la realidad, es decir, conocemos muchas de las claves de la felicidad. Porque sabemos -lo hemos ido comprobando a lo largo de la vida- que hemos sido felices durante más tiempo por más razones inmateriales que materiales. Es así, ¿cuanto os ha durado la felicidad "plena" que sentisteis al estrenar vuestro nuevo móvil? ¿No se acabo enseguida en cuanto comprobasteis que a los pocos meses ese modelo se considera ya obsoleto y habéis deseado tener uno nuevo y con más capacidad y aplicaciones "útiles"? ¿O no os habéis dado cuenta de que sin embargo el hecho de que tu madre te de un beso de buenas noches a diario quizá no te aporte nada especial pero el día que tu madre falta -por la razón que sea- y no tienes ese beso el día es menos completo? ¿Y qué duele más, no tener un beso o no tener un móvil? Por tanto, ¿que nos aporta más? ¿Cual de esas dos cosas nos hace más felices? Creo que yo ya he respondido.
La felicidad no puede considerarse un estado de ánimo, algo que viene y va, sino algo que forma parte de nosotros, no vale con un "estoy feliz", sino que tenemos que serlo. Y no obligo a nadie, que cada uno haga lo que quiera, pero al menos el que se ha molestado en leer hasta aquí que acabe hasta la última línea porque, quien sabe, tal vez le haga recapacitar en algo, en comprender una realidad y a vivir conforme a ella.
Vuelvo a lo de antes, a que no es lo mismo entender algo que asumirlo y vivir acorde a ello. Porque ya dije, que el día de hoy es único, que para unos será un buen día porque supondrá el día en que le asciende su jefe o el día en que salga del paro para unirse al triste y ridículo número de trabajadores que hay en España. Pero puede ser hoy para ti un mal día, quizá porque estés con gripe, o porque te haya dejado la novia o el novio, o simplemente porque hace frío y... bueno, no te gusta el frío, y punto.
Pues bien, os presento una realidad que conocéis, solo quiero que al menos una de las personas que me esta leyendo aprenda a vivir de la mano de esta realidad, con eso yo ya me sentiría útil, plena, porque a veces siento que mis palabras no sirven para nada más que para desahogarme yo, para sentirme libre, y para que se las lleve el viento a los ojos y oídos de un pájaro que esta lejos y no entiende el idioma de estas letras.Esta es la realidad: puedo tener un mal día, o un buen día, soy yo, y solo lo que yo haga quien hará que mi día sea bueno o no.
Nadie mejor que uno mismo sabe lo que le conviene y lo que no, la diferencia entre el querer y el saber, eso sobre lo que ya escribí en enero de 2011 Pincha aquí si quieres leer mis paranoias entre el deber y el querer


(((maca)))

Ataque de celos

Si escribiendo consiguiese acercarte más a mi, tan solo unos centímetros al menos, escribiría tu nombre hasta que me despertase otro día con las ganas de dormir a un lado. Si escribiendo de ti fuese más feliz nunca dejaría de hacerlo pero lo cierto es que cuando pienso en ti, aunque suelo terminar sonriendo, el día se me hace duro por no tenerte y ser consciente de que por mucho que te llame tu no vas a regresar.
Es difícil querer a alguien cuando le tienes lejos, pero contigo me resulta inevitable y francamente no busco dejar de quererte sino que vuelvas, que te presentes en Madrid sin un billete de vuelta.
Egoísta, puedo serlo tal vez, pero no me importa; si puedo pedir un deseo es que quieras quedarte en esta ciudad realmente, porque dices que quieres hacerlo pero está claro que tu sueño pesa más que todo esto. Pues solo puedo esperar entonces que se cumpla ese sueño tuyo, que esta claro que no es mio, porque yo sueños tengo varios... y uno es, como ya te he dicho, vernos juntas en esta ciudad sin tener que estar pendiente de que se me acaba el tiempo contigo; de que volverás a irte.
Si la vida de por si es siempre un misterio, tú y yo hacemos que sea todavía una mayor interrogante: ahora somos buenas amigas que no pueden verse a diario -y llevan sin darse un abrazo 5 meses y 17 días- porque tú decidiste irte y yo quedarme aquí, pero ¿te has parado a pensar que cuando vuelvas -si es que vuelves- yo me estaré yendo?
Conoces los porqués de que yo viva en esta ciudad, y sabes que a cada día que pasa Madrid me parece más fascinante pero... sabrás también que mis porqués tienen una fecha de caducidad, que el día que sea ya una licenciada abriré las puertas que indican el comienzo de nuevas metas. Tú no cortaste tus alas y decidiste cumplir tu sueño, y sabes que es por eso por lo que más orgullosa estoy de tenerte como amiga. Tengo una amiga, una super amiga, que tiene un sueño y se ha ido volando tras él. Hay quien puede pensar que estas loca, y loca yo por apoyarte, pero aquí solo hay dos cuerdas, y somos nosotras; locos ellos, por pensar que la felicidad la consigue el que no arriesga nada.
Lo que me duele más que no verte ni abrazarte es la incertidumbre esta de no saber si quizá ahora estamos a menos km de lo que lo estaremos en unos meses.
Envidio a México lindo, no por su lindeza, sino porque sus abrazos deben ser mejor que los míos.

(((maca)))

Un otoño que es invierno

Hoy he decidido guardar la ropa de verano, algo tarde lo sé, pero hasta ahora me he empeñado en que este sol no me trae frío, que todo sigue bien y que si quiero verte no tengo que cerrar los ojos, solo abrir la puerta y andar un par de metros.
Quizá sea que es domingo, y no sé porque mi mente suele unir la melancolía más a estos días que a los sábados, por ejemplo. Ya no me dedico a echar de menos a cada segundo, antes si lo hacía, antes era un poco más idiota; voy mejorando. El caso es que aunque menos idiota sigo sin haber logrado ser invencible, y claro, de cuando en cuando me pongo melancólica.
No sirve de nada echar la vista atrás y desear con todas las fuerzas poder volver a salir a la calle en tirantes y pantalón corto, competir con mis amigos a ver quien es el que está más moreno y resultar ser siempre la ganadora. Tampoco tiene sentido seguir guardando en el primer cajon de la mesilla los bikinis, por si acaso, pero siempre tengo ahí alguno, quién sabe por qué, quizá para iluminar un poco el gris de este invierno.
El frío, no lo soporto, no sé qué fui en otra vida pero creo que sirena. Quizá fui un pez que nunca pescaron, o un lagarto que a pesar de que le corten el rabo sigue andando en busca del sol, que es lo único que le mantiene vivo y le calma.
Tal vez fui una mota de polvo, que no pertenece a nadie y vuela libre, a su antojo, de un lugar a otro. Creo que fui un rayo de sol, que iluminaba las habitaciones de las casas más alegres y quizá sea por eso que siempre que veo un espacio con luz siento la necesidad de acercarme, y quedarme allí, tranquila, como si el hecho de estar allí fuese lo único necesario para sobrevivir en el mundo.
Amanezco con frio y viento, esperando que vuelvan a subir las temperaturas -ingenua lo sé, si el frío empieza ahora- y cada día al salir de la ducha me sorprende mi blanco cuerpo, y cuento mis lunares y creo que dejé varios en cada playa.
Hoy, que he cambiado faldas cortas por jerseis de lana y abrigos con pelo. Hoy, que te sigo echando de menos.


(((maca)))

martes, 19 de noviembre de 2013

Luz

Donde quiera que estés haz que ese rincón te pertenezca. Que no te importe lo demás, busca tu rayo de luz, y si no lo encuentras píntalo. Pero no te rindas, no te frustres, haz que cada momento sea tuyo y cada espacio guarde algo de tu esencia.
No te sientas nunca fuera de lugar, perteneces a este universo, al de tantos y al mio. Busca tu rayo de sol, el que te calienta y reconforta, el que te da energía. Encuéntralo, y allá a donde vayas llévalo contigo. Eso te hará sentir lo que eres: único en el mundo.


(((maca)))

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Algo pasa

Subo al autobús y cuando voy a meter mi ticket en la máquina una niña de cuatro años me adelanta, escabulléndose entre los huecos, y corre a ayudar a su padre que sube por la puerta trasera el carrito de su otra hija, un bebé de un par de meses de vida.

-Papi voy a decirle a mamá que ya hemos subido al bus.

Su padre hace como que no la ha oído; o eso creo, no puedo saberlo a ciencia cierta porque yo he centrado mi mirada y mi mente en las manos de aquel hombre, después en las suaves arrugas que rodean la comisura de sus labios, y estudiando también su mirada llego a la conclusión de que tendrá unos cincuenta y cinco años.

Me viene a la cabeza esa idea que cada X tiempo mi madre me repite, claro que para entender esa idea que ella cree que yo la veo como real antes tengo que explicar mis raíces. Breve, muy brevemente, que soy consciente de que puedo resultar liosa a veces. Mis padres se casaron y al año fueron padres primerizos, con 28 años mi padre y 25 mi madre, no sé cuantos pañales habrán cambiado en su vida, lo cierto es que el número redondea el infinito, ya que a día de hoy siguen haciéndolo con mis sobrinos. Pues bien, fueron padres con 28 y 25 años, y tuvieron siete hijos, que no os diré nada de ellos ya que no serían datos objetivos, y aunque la subjetividad está en todas partes no creo que sea muy fiable que yo os diga que mi familia es la mejor del mundo. Comprobarlo vosotros mismos, buscar la objetividad si es que creéis en ella y luego, darme la razón por supuesto.

En fin, para variar ya estoy cambiando de tema... A lo que iba, soy la pequeña de siete hermanos, mi madre me tuvo con cuarenta años y ahí se corto el grifo; puede ser que como superarme era casi imposible decidieron dejar de intentar buscar la perfección, porque se dieron cuenta de que nosotros siete ya eramos perfectos, ¿os dais cuenta de que ni una futura licenciada en periodismo es capaz de ser objetiva?

La idea de mi madre, esa que me repite de cuando en cuando, es que, según ella, yo seguramente piense que mis padres son mayores para mi, que seguro que yo preferiría tener padres "más jóvenes", que ellos para mi hermana mayor están bien pero para mi... son mayores. Siempre, desde que tengo recuerdo he pensado eso de la misma manera, no cambiaría la edad de mis padres, nunca, por ninguna edad "maravillosa". Ellos me han llevado a la montaña, al mar, me han enseñado lo que es vivir en la ciudad y en el campo, a querer a la naturaleza - las plantas y los animales-, a ensuciarme y saber limpiarme, a correr y a disfrutar de un camino bien despacio... Se han agachado a atarme los cordones teniendo 40 años como podría hacerlo un chaval de 15, han disfrutado sin bufanda saltando charcos mientras llovía conmigo, aun a riesgo de poder resfriarse, aun cogiéndose catarros. Me han arropado en mi cama y en la suya más años "de los necesarios". Han soportado mis berrinches de infancia y adolescencia, y todo lo han hecho llevándome 40 o 43 años de diferencia. Su edad nunca les ha impedido nada, es más, en tal caso he aprendido más así, así que a ver si con esto ya se le va la idea esa a mi madre de que "es mayor para mi", la conozco, me lo seguirá preguntando...

Vuelvo a la imagen del autobús, y pienso en que algo está pasando; como puede ser que mi madre llevándome 40 años se ve mayor para mi, y hoy, en noviembre de 2013 lo normal sea tener el primer hijo a los treinta y pico o cuarenta. Algo está pasando, mientras odio un poco a los políticos, banqueros y gente de esa rama tan ajena para mi cerebro doy gracias de haber nacido cuando nací, una época en la que tener siete hijos seguía siendo una locura -eso es lo que me dice el 90% de la gente que sabe que mis padres tienen siete hijos- pero era posible, ¿es viable ahora?

¿Las personas son egoístas y prefieren tener dos coches, una buena casa, que el perro coma el mejor pienso, ir a cenar y comer fuera cada fin de semana y tener un hijo a los cuarenta, después de "haber vivido"... ? ¿O es que la sociedad y la economía no permiten ser padres antes?.

Pienso en esas dos niñas, que cuando tengan veinte y dieciséis años su padre tendrá setenta y un años. ¿Podrán saltar los charcos sin resfriarse? Los charcos no de la lluvia, hablo de los de la vida claro...
Algo pasa.


(((maca)))

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Que te parece si cogemos los problemas de la mano y les cortamos las muñecas?

Que fáciles parecen las cosas a veces vistas desde fuera, con los ojos de los demás, y que difíciles se sienten en nuestra piel. Que sencillo parece todo hasta que nos toca a nosotros, que se nos hunde el mundo y nuestros sueños no se cumplen, ni tan siquiera somos capaces de llegar a soñar. Y recordamos los días en los que todo era fácil, incluso aquellos en los que conseguíamos reír sin tener que obligarnos a hacerlo para que no nos pregunten qué nos pasa o para ver una mejor imagen de nuestro interior en el espejo, sabiendo que nos mentimos, y que por mucho que maquillemos una cara de pena hay algo dentro de nosotros que llora y llora. Es así, ¿vas a engañarte a ti también?
El maquillaje cubre pero no borra, y tanto tú como yo sabemos que hay que ponerle fin a esto. Porque aquí nadie disfruta, porque esto no te conduce a nada más que a una espiral cada vez más profunda y tediosa. Si ya he reconocido en tu cara la pena, y en tu mirada algo esquiva una chispa de esperanza, ¿por qué no cogemos los problemas de la mano y les cortamos las muñecas?  Mis ojos -que ven los tuyos desde fuera- ven todo esto algo más claro, más verde; yo te ayudo -si me dejas- porque a veces un hombro no solo sirve de apoyo y descanso, sino de cuerda, para seguir tirando, avanzando, y que nos muestre algo de luz más allá de lo que son capaces de ver ahora nuestras vendas.


(((maca)))

jueves, 24 de octubre de 2013

Missing Bou

Escucho tu voz desde mi móvil de segunda o tercera generación, no puedo escuchar ni ver tu garganta vibrar aquí en directo porque te tengo un poco lejos, pero aun así tú sigues cantándome, a través de YouTube o algún video cutre que te hice hace un tiempo cuando vivías solo a unas manzanas de mi casa. Pulso el botón de play y suena la canción que acabas de grabar, dices que estás seguro de que me gustará.
Suena tu guitarra nueva y me gusta, y cuando cantas la primera sílaba yo ya me había enamorado de esa canción, porque puede sonar fanático o rídiculo pero todo lo que tú cantas estremece cada vello de mis brazos, y en muchas ocasiones un escalofrío – o varios- recorren un camino desde mi estómago hasta el pecho. Acabo de decírtelo, creo que te quiero demasiado, y no sé si se puede llegar a querer demasiado a alguien, o simplemente te quiero más y más; lo cierto es que eres más que importante en mi vida. Eres todo para mi en tantísimos aspectos…
Llueve y pienso que deberías estar aquí para escondernos en algún portal y dejar salir vaho y humo con sonrisas de nuestras bocas, para que nos metamos en un bar y solucionemos nuestro mundo de dudas, para que me cuentes tus ideas, y las de tus fans, y yo te cuente las mías. Y para recorrernos Madrid a grandes pasos, para descubrir calles y canciones nuevas.


(((maca)))

lunes, 14 de octubre de 2013

Propósitos de otoño: más sonrisas verdaderas

Hay momentos para todo, para reírse, evadirse, para ser el más consciente del mundo de que - a pesar de los contratiempos- la vida es maravillosa. Hay etapas también en la vida en la que todo es color de rosa, o verde esperanza, o rojo como el fuego; pero hay veces en las que la vida se tiñe de gris, o de negro, y en la mayoría de secuencias en blanco y negro hay un porqué de esta falta de color, pero en otros casos el director se empeña en contratar a nuevos encargados de imagen e iluminación pero ninguno consigue llenar de tinta viva las cintas. Hay días que amanece nublado y no existe una razón exacta por la que nos hemos levantado con el pie izquierdo, pero el caso es que aquí todos somos humanos, y yo soy la primera que sonrío menos de lo que quisiera.
Pero no hay que preocuparse, estas épocas pasan, porque todo tormenta se acaba, porque siempre nacen niños, porque llegará la primavera.


(((maca)))

jueves, 19 de septiembre de 2013

El primer premio

Dicen que los primeros recuerdos que guardamos son apartir de los tres años, hay quienes no recuerdan nada anterior a los cinco, mi primer recuerdo es claro, nítido, y es de cuando tenía dos años exactamente.
Pero hoy mi cabeza ha ido más allá y he conseguido recordar un momento clave, anterior a mis dos años de edad, anterior incluso a mi nacimiento.
Recuerdo la sensación de ser un proyecto, de no exixtir todavía mi cuerpo, pero de ser algo que se había formado en la mente de quienes luego serían mis padres. Recuerdo flotar, y solo eso, como si ese estado hubiese sido eterno en un periodo de tiempo inabarcable. No tenía manos, ni pies, ni pelo, no veía porque no tenía ojos, no podía oír sin oídos, no sé lo que era, pero flotaba, a la espera de que llegase mi turno -sin saber muy bien que significaba aaquello.-
Un día nos llamaron a  mi y a otros muchos y empezó un sorteo que definiría cómo sería nuestra vida en adelante. No podía ver a los demás seres que flotaban donde quiera que estuviesemos conmigo, ni sé cómo supe que iba a empezar en ese momento un sorteo, pero sé que estaba allí, sin saber bien quien era, sin tan siquiera saber si era alguien.
Algo me dio a entender que mi estado iba a cambiar, que tendría un cuerpo y saldría de allí en dirección a la Tierra.
Sin saber muy bien qué significaba la palabra "madre" empezaron a sortearse una serie infinita de nombres de muchas de ellas, yo no sabía que ocurriría a continuación pero hacia mis adentros pensé "que me toque la mejor".
De entre miles y millones de posibles madres a mi me toco la mejor. Recuerdo la agitación y nerviosismo del momento, supe que acabaría todo lo que hasta ese momento había constituido mi vida y mi entorno para empezar algo desconocido, con la mejor madre, una madre que desconocía y que ya quería sin saber qué significaba esa palabra que la definía.; solo sabía que entre todas ella era la mejor.
Instantes después se sortearían los padres, egoístamente soñé con que tambien me tocase el mejor de todos ellos. Aquí en la Tierra solo he ganado un par de premios de redacción en la época de ir al colegio, nunca me ha tocado una cesta de Navidad, ni lo mínimo en la Quiniela... nunca, nada, pero no me quejo porque en el sorteo de la vida grite "bingo" a viva voz.
Entre los padres a mi me tocó el mejor.
Después se repartieron los hermanos y destinos y entre todos me toco siempre lo mejor de cada uno de ellos.
Recuerdo que luego se regalaban sonrisas, las había infinitas y no sé cómo ni dónde guarde miles de ellas y sin más recuerdo que esto... nací.
Nací de la mejor madre y padre que me dio el sorteo de la vida. Nací y regalé una sonrisa a cada hermano, a cada cual mejor e inigualable.


(((maca)))

sábado, 31 de agosto de 2013

¿Con quién estrenaré mis zapatos Gaio?

Ayer por la tarde quedé con mi padre, y vino mi madre también. Seguro que los cotillas de mi ciudad ya se han llamado unos a otros para confirmar lo cierto -"Manolo y Victoria paseando JUNTOS por el centro de la ciudad con su hija pequeña"-. Pobre gente... que malo es el aburrimiento. Hay cosas que suceden, y que algún día pensamos que nunca más volverían a pasar.
Pasamos por delante de una zapatería y como buena mujer que soy me enamoré. Vi unos zapatos de tacón -de no más de 6cm, pero preciosos- de ante, rosita bebé y con la punta negra. Los vi y pensé "son perfectos para una tarde noche con Cris". Sí, puedo parecer estúpida escribiendo esto, pero es lo que me vino a la cabeza: una terraza con mi super amiga a las 20:00 o 21:00... con buena temperatura, algo para picar y beber y la mejor de nuestras sonrisas. Vi esa imagen y supe que quería comprármelos. Salí de la tienda con esos zapatos en una bolsa.
La tarde estuvo muy bien y cuando llegué a casa escribí a mi amiga -a la que no veo desde el día 7 de junio- para contarle un poco mi día y para saber qué tal le va. Hablamos a diario, si no es a través de facebook, lo hacemos por whatsapp o skype; no es lo mismo que tenernos frente a frente pero no nos importa porque somos felices cada una donde estamos. Yo aprovecho que es verano y estoy en mi ciudad, y ella aprovecha los tres meses que se ha ido a San Diego. No sabía claro que dia volvería, pero me había dicho que sería en septiembre así que aunque yo vuelva a Madrid mañana por los exámenes ... Tenía en ella -y en otras cosas- el mejor de los alicientes.
Hace dos días me dijo que quería mi ayuda, que estaba liada porque no sabía que hacer y quizá yo -igual que sus padres o su amiga Marina- podía ayudarle un poco a ver las cosas más claras. Yo siempre le he dicho que soy feliz con lo que ella decida, que cuando se fue a San Diego yo no sabía a ciencia cierta si solo se iría a pasar el verano o si luego allí decidiría quedarse más tiempo, que muchas cosas no podemos decidirlas nosotros sino que es el tiempo y las circunstancias lo que nos llevan a tomar determinadas decisiones. Aún así yo pensaba que en septiembre volvería, ella tambien lo pensó, hasta que México le hizo el mejor de los regalos: le regalo una sonrisa enorme, la mejor acogida que pudo esperarse y le regaló también quilos y quilos de paz. 
Ahora mi amiga está allí, y es feliz: se lo noto en su cara cuando veo sus fotos, y en todo lo que me cuenta cuando hablamos -a distancia-. 
Ayer me dijo que ha decidido quedarse allí más tiempo; me acuerdo que cuando se fue de España tenía más miedos y dudas que sonrisas a mi lado, así que aunque me cueste tanto saber que tendré que esperar más que lo que he esperado ahora para volver a verla... me sale una sonrisa por ella, aunque caiga a la vez una lágrima tras otra.
Esto de la amistad es increíble, me deja sin palabras; porque no soy capaz de entender como alguien a la que conocí de casualidad un verano en la playa ha llegado a formar una parte tan importante de mi vida. De verdad, no lo digo porque este sensible ahora, sino porque la quiero, la adoro y la echo de menos.
Si Cris es feliz yo también, y punto, y no hay más; y no voy a protestarle a Dios porque haya hecho México tan bonito y no traiga de vuelta a mi amiga. 
No sé que será de Madrid sin tí, y de mi... Prefiero no saber que será de nosotras, solo sé que por muy lejos que te vayas no te vas a separar de mi Gaio. Madre de Deu, GAio, madre de Deu...

(((maca)))

martes, 20 de agosto de 2013

La fábrica olvidada



Era una fábrica antigua y abandonada, rodeada por un jardín salvaje lleno de árboles que ensombrecían la imagen del edificio que si por si solo ya se mostraba tétrico, con la naturaleza de su alrededor no invitaba demasiado a acercarse a leer el cartel que colgaba de su puerta.
Un cartel también envejecido, con un “SE VENDE” y un número de teléfono que me hizo dudar si el propietario seguiría vivo.
Era una fábrica de besos, en su día  -contaba mi abuelo- los besos no se daban así porque sí; eran tan valiosos que se compraban a precio de oro. A más sentimiento mayor era su precio, así que el primer beso a un hijo recién nacido o el de despedida a un ser querido que hubiese muerto suponían una auténtica fortuna. Los besos entre novios eran también muy especiales, y aunque nunca estaban en la sección de ofertas siempre eran los que más se producían, puesto que la demanda aumentaba día a día.
Mi abuelo hablaba siempre de cómo su padre de niño se colaba entre los barrotes que cercaban la propiedad de la fábrica y pedía a uno de los trabajadores –el padre de quien años después sería mi bisabuela- que le regalase un beso de su hija.
La fábrica nunca estaba en silencio, ni con los sonidos de grillos como está ahora; las máquinas funcionaban las veinticuatro horas del día, trescientos sesenta y tres días al año, y siempre a toda prisa.
Los trabajadores de la fábrica vivían felices, estaban contentos en sus puestos de trabajo y acaban siempre enamorados claro… todo el día rodeados de besos sería difícil no hacerlo.
Las ventas incrementaban porque las ganas de besar y ser besados también lo hacían, así que en un principio decidieron aumentar los precios y consiguieron unas ganancias descomunales, la gente comenzó a protestar porque empezaron a considerar que un beso era un bien primario así que los precios cayeron en picado y todos podían comprar cuantos besos quisieran. Llegó un día en el que las personas besaban tanto y a tanta gente que los besos perdieron todo el valor que tenían, y así paso un beso de ser algo anhelado, especial y auténtico a ser algo más del día a día. Los besos de buenas noches a un padre ya no se daban con una caricia, y los besos entre chicos y chicas ya no tenían el sentimiento de antes.
Así quebró la fábrica, los trabajadores olvidaron por qué querían y acabaron solos, y tristes.
Quizá por eso ahora veo parejas que se besan sin sentimiento: como son novios se besan, pero lo hacen como costumbre – y porque besar es gratis- y no porque den valor alguno al hecho de besarse.
He llamado al número de teléfono que colgaba de aquel cartel incontables veces y a día de hoy todavía no he conseguido contactar con el vendedor de la fábrica. Quería comprarla y devolver a cada beso su valor, pero me di cuenta de que ese valor no se adquiere por ponerle un precio, sino por saber besar en el momento preciso a quien merezca ese beso que vamos a dar.
Ahora siempre que beso a alguien lo hago con todos mis sentidos, al cien por cien, con todas mis ganas. Dejo en la persona a quien beso un pedacito de mi y de mis sentimientos; y quizá esa fábrica nunca vaya a ser mía pero yo lo sueño… Reconozco que algunas veces me adentro entre los árboles que la rodean y busco algún beso de aquellos que se perdieron en el tiempo.
De alguna manera siento que esa fábrica esta viva.


(((maca)))

jueves, 15 de agosto de 2013

Soñé en futuro



He soñado una habitación azul, con amplia ventana blanca y puertas rojas. He soñado que entraba la luz y mis pies se calentaban con rayos de invierno, que como ahora nunca cerraba las ventanas. Me he soñado allí sola, y no puedo soñar una mejor soledad. Macetas con flores de todos los colores adornaban esa habitación que en sueños sentía como mía, había también adornos de distintas partes del mundo – no sé si viajes míos que haré en un futuro o de gente que viaja y quiere regalarme esas preciosidades- había también fotos de sonrisas, y tu cara como un recuerdo en mi pared.
Huellas de un niño decorando, como una hilera de alegría,  el pasillo, y un baño entre azules y verdes intensos de lo más extraño. No recuerdo bien qué soñé, pero recuerdo que todo estaba lleno de luz, y por cada ventana entraba y salía el aire, libre, a su antojo, como mi sueño.
Me desperté cuando alguien llamaba a la puerta, y yo corría para abrirla, y cuando vi por la mirilla tu sonrisa desperté, y ya no estabas, pero yo sonreía. 


(((maca)))

martes, 16 de julio de 2013

Insolación

Puede hacer un calor asfixiante, puedo morirme de sed, podrás creer que estoy sola. Puede ser que me agobie en las clases, que a veces me falte el aire y que por mucho que camine y camine aquí nunca vaya a encontrar el mar. Puede ser que a dia de hoy mi más preciado amigo sea el hielo, o el aire acondicionado, puede ser que salga menos o que te digan que no me ven demasiado.
Puede ser que tenga mil cosas pendientes por hacer, que no tenga tiempo para nada cuando yo siempre he tenido tiempo para todos, puede ser...
Pero sonrío más que nunca, he aprendido a disfrutar de este clima y de esta ciudad en verano. Puede resultar agobiante mi horario, el calor y la gente tóxica que se empeña en joder a los que estamos bien... pero a mi todo eso me hace reírme más, porque como siempre... al final siempre salgo limpie del barro, nací con una flor en el culo. Mi sombra es la positividad y creo que con un botellín de agua y un abanico el calor se lleva mucho mejor.
Dicen que las cosas grandes requieren esfuerzo, tengo constancia de que esto requiere eso y sudor. ¿Para terminar? Una sonrisa, siempre, porque no hay edad para eso.


(((maca)))

Enjuagar la mente

Hay que ver cómo empiezan las cosas, no cómo lo hacen las que terminan; porque lo cierto es que cuando algo acabo nunca sabemos a ciencia cierta cuando lo hizo. Es mejor no dejarse llevar por los fracasos, pensar que después de ellos uno ha de cogerlo todo con más fuerza y que siempre, todavía, somos capaces de llegar a la cima. Agobiarse es lógico, sentir nostalgia no está considerado un delito, pero aun así nos martirizamos a veces por sentirnos mal; somos humanos, aceptemos que no hacemos todo bien, y que un pequeño porcentaje de lo que nos ocurra a nosotros y a nuestros seres más queridos no depende de lo que nosotros queramos o hagamos, sino de los demás, del destino, de la mariposa que revolotea al otro lado del mundo... o lo que queráis creer.
Sonando Michael Giacchino cada palabra es más profunda, cada una de mis ideas se reiteran con más fuerza, y mientras leo en voz alta lo que escribo imagino una mariposa marrón, con manchas oscuras y blancas en sus alas posándose en una preciosa flor amarilla, al otro lado del planeta. Sus alas parecen frágiles aletean y mueven el viento suave, pero con tanta precisión que sus efectos provocan en mi una sonrisa irrevocable, aquí, en el lado opuesto del planeta.

(((maca)))

domingo, 14 de julio de 2013

Que se detenga el tiempo

Ocurre a veces que a los que tenemos cerca no los valoramos, quienes estan lejos nos parecen necesarios y a los que se han ido para siempre los vemos como imprescindibles en nuestra vida, hemos aprendido a sobrevivir sin ellos aunque cueste, pero aceptamos que la vida es una montaña sin pendientes hacia abajo. Siempre hay que subir, porque el tiempo aprendí que ni con la muerte se detiene, porque cuando alguien se va para nosotros todo se frena en seco, y la comida deja de saber, y los besos que se dan no calman, y no encontramos una mano firme que detenga al resto de ciudadanos.
A veces queremos parar el tiempo, como ya he dicho cuando alguien se va y queremos que no quede nadie sin llorar su muerte, y hasta el ladrido del perro vecino nos parece una falta de respeto. Otras veces queremos detenerlo todo cuando nuestra vida va de maravilla, cuando acabamos de empezar las vacaciones o estamos compartiendo una charla con alguien agradable. Pero no se para el tiempo, porque si no lo hizo cuando tú te fuiste... nunca lo hará.
Así que en cierto modo me siento aliviada, porque se que esto que siento ahora pasará, igual que pasan las horas que se me hacen eternas intentando no pensarte. Esta sequedad dará paso a la humedad de otros labios y al mar, y no se detendrá ahí el tiempo tampoco, pero mientras lo sueño puedo disfrutarlo.


(((maca)))

miércoles, 26 de junio de 2013

Aquí y ahora

Solo hacia falta un momento como este, ahora que lo tengo ya puedo decir que conozco la perfección.
Hace unos días - cuando iba camino del punto de la playa en el que quedé para la noche eterna, mágica, o como querais llamar a la noche de San Juan - iba observando todo a cada paso: desde que salí de casa hasta que pude ver el mar. Iba asimilando cada color, cada forma, cada baldosa, cada cara que se cruzaba conmigo y ese olor que solo una noche como esta puede ofrecerte. Esa mezcla a madera ardiendo y a sardina, ese humo que hace que te piquen los ojos y llores; aunque uno nunca sabe bien si las lágrimas son por las llamas o por los fuegos artificiales. Quería grabar cada instante en mi mente y enfrascar ese olor en algún bote que poder llevarme a donde quiera. Pero hay mejores aromas que las colonias, que no se envasan ni se comercializan, que son tan valiosos que solo pueden disfrutarse una vez al año; aquí, en la orilla de la playa rodeada de tus amigos.
Llega el momento de saltar la hoguera, y como no la saltes 7 veces las meigas no te traeran la suerte así que bueno... ahí estoy yo, valiente y emocionada, saltandola, creo, por vez primera. Espero que las meigas lo hayan anotado.
Cada día en esta ciudad es maravilloso, haya algo que hacer o aun sin hacer nada es agradable. Por el acento de la gente, por el mar que lo encuentras siempre que lo busques, y porque aquí guardo un trozo de mi corazón, de mi infancia y gran parte de mi vida.
La Coruña es sin lugar a dudas mi refugio, mi esquina en la que pensar o dejarme llevar y dejar la mente en blanco; es ese sitio donde siempre que vuelves sientes que nunca te has ido, donde siempre queda un abrazo pendiente y te reciben con el plato rebosando de cariño y la mejor comida. La Coruña son mis recuerdos, tantos olores, tantas imagenes y tanto salitre que ha ido dejando salada mi piel. La Coruña es lluvia y viento, es donde me enseñaron que siempre sale el sol, y esta semana ha decidido besarme cada día. No estoy feliz, lo soy, que es mucho más que estarlo. Estoy en paz, en mi mente no hay problemas porque dar importancia a estos es el mayor problema que uno puede tener en la vida.
Respiro, inspiro, me bronceo, me baño, me doy la vuelta, vuelvo. Siempre vuelvo.

(((maca)))

jueves, 20 de junio de 2013

Ver una meiga arder






Ocurre cada junio, cuando toca abrir maletas y llenarlas de ropa y recuerdos, que estoy tan saturada de esta ciudad y sus sombras que el momento de irme de aquí se me hace eterno.
Pasa a veces, con las personas que quieres de verdad, necesitas alejarte de ellas por un rato porque sino crees que cada una de sus manías se te acabarán pegando y os acabareis odiando un día. ¿No os pasa que a quienes tratais peor es a vuestras personas más cercanas, a las que siempre están para ti?Si un día estoy malhumorada me desahogo con alguno de ellos, si estoy triste tambien , pero en cambio si estoy feliz lo pregono a los cuatro vientos. Esto me ocurre cada junio con esta ciudad hostil, he compartido tanto con ella que llega un momento en que creo odiarla, que no soporto más mi estancia aquí y necesito alejarme un tiempo para que así, cuando vuelva, pueda recordarle que la quiero, que adoro sus calles y su ambiente.
Ahora me agobio entre su asfalto, me asfixio entre tanto polvo y me da por odiar a quienes han escrito historias conmigo en esta ciudad, y a los que se fueron de ella les quiero tanto que no lo soporto. Me viene grande el proyecto supongo.
Es una sensación extraña, te quiero y te odio, quiero verte y a la vez que no estes aquí. Tan mal me explico que me leo y no encuentro relación entre lo que pienso y lo que digo.
Solo quiero llegar a mi casa, que al abrir la puerta me reciba mi perro dando saltos y llenandome de babas las rodillas. Quiero querer tener que bajarlo a la calle y que se haga eterna la noche, dar a mi madre y mi hermano el abrazo más largo del mundo. Solo quiero que me reconforten, y reconfortarles.
Amanecer con mi madre diciendome bajito - Buenos días linda, ¿has dormido bien? Te despierto porque hay un sol radiante y he pensado que podría apetecerte venir conmigo a la playa.
Y que se hagan los días eternos, y coger la bici e irme hasta donde nos den las piernas, y tirarme en el campo y abrir los brazos y cerrar los ojos y oler cada margarita. Que si me agobio mis nuevos pasos dejen atrás los viejos y el último paso acabe en el mar, y sumergirme en el agua fría, congelada, y que mi circulación se detenga, el corazón se acelere y no piense en nad. Que solo me interesemantener la respiración y nadar, nadary nadar. Voy a gritar hasta que las gaviotas se irriten, voy a juntar las algas y esparcirlas por mi piel;sonreír al sol, guiñar un ojo a cada persona que me devuelva el optimismo que quiero reflejar y que se proyecte.Quemar la mierda en la hoguera de San Juan y seguir riendo, siempre, para que así, cuando me toque volver a esta ciudad pueda sonreirle cuando me de la bienvenida.


(((maca)))

domingo, 16 de junio de 2013

sábado, 8 de junio de 2013

Para el amor de mi vida

- ¿Sabes cual es mi problema? Me empeño en encontrar a una persona especial casi en cualquiera, y busco cosas que les hagan especiales a personas que no tienen nada de extraordinario. Bueno, tampoco quiero ser cruel o negativa, cosas buenas si que tienen, pero no se aproximan, ni de lejos, a lo que yo estoy buscando.
Mi problema es que he vivido muy cerca la relación de mis padres, la de mis abuelos que se han querido hasta el último día y aún ahora ella le sigue queriendo. He visto como mis hermanas mayores crecían y se enamoraban, lloraban por amor pero al final sonrían y estan las tres casadas. He vivido también la boda de mi hermano, el que quizá más bala perdida parecia, y mírale ahora, está centrado, es sumamente feliz y va a ser padre.
¿Sabes cual es mi problema? Que he nacido con el amor de la mano, me lo han inculcado desde antes de empezar a andar y supongo que sin ser yo muy consciente mi mente ha asimilado que esa es mi meta en la vida: el amor, encontrarlo y vivir de él supongo. No esta mal, es una buena meta porque nunca se puede saber si se ama suficiente y siempre puede amarse más, así que como meta es positiva, porque es pretenciosa, y las metas tienen que serlo, no pueden conseguirse facilmente o sin esfuerzo.

¿Sabeis que es lo que me han contestado, hasta ahora, todas las que personas a las que les he confesado esto?
-Maca, todos buscamos eso.
¿Sí, seguro? Pues peor me lo pones entonces...
Si de verdad todos queremos encontrar esa persona que nos llene, ¿qué estamos haciendo? Porque vamos de bar en bar buscando todo menos sinceridad, vamos al trabajo con prisa, a la universidad sin ganas, de vacaciones con intención de exprimir el tiempo al máximo cuando en realidad entendemos eso de exprimir como el acto más egoísta que jamas hemos llevado a cabo.
Siempre he sabido que cuando se quiere algo hay que esforzarse para conseguirlo, que la constancia es la base de todo y el ritmo debe de ser la llave de toda puerta. Bien, pero por otro lado me han dicho que cuando te obsesionas porque algo ocurra no ocurrirá, y puede ser cierto - no estoy segura- pero por ahora me he empeñado en encontrar el brillo a juguetes de latón oxidado y... claro, nunca han brillado.
Sé que he nacido para enamorarme, reíros de mi si quereis, pero lo siento así, nací y me enamoré del mar y de todo lo que el mar nos trae y se lleva con la marea, nací y comprendí que el querer no tiene cabida porque desde el primer día de vida quise a mis seis hermanos y a mis padres por encima de cualquier pero. Me enamoré de los animales hasta el punto de estudiarme todas las razas de perros del mundo, me enamoré de las puestas de sol en Galicia y en el levante, me enamoré de las caras de mis profesoras cuando me sonreían y me daban un caramelo al haber sabido hacer bien una suma. Me enamoré de los amigos de mis hermanos cuando eran adolescentes, de las noches y amaneceres, del verde que trae la lluvia y de todo lo que la vida me ha puesto por delante.
Es así, vivo enamorada, y por eso sufro a veces, porque el amor no es solo afecto y alegrías, el amor también duele.
Nací para querer a una persona por encima de todo, para compartirlo todo con ella y para sentir cosas que no he sentido todavía. No quiero tener prisa, pero he de reconocer que soy algo impaciente, este donde este por favor decírle que lo siento, que por no llegar he intentado encontrar especiales a personas que no lo son. Decirle tambien que le espero, que no tenga prisa, que quizá no estoy preparada todavía para querer a alguien como él se merece. Recordarle que soy una niña y que a veces lloro cuando se me da por echar de menos.


(((maca)))

miércoles, 5 de junio de 2013

Versos de mi capitán

La poesía está en el aire, en tu boca cuando hablas y besas, en tu pecho cuando late. La poesía está en los versos que leías cuando vivías aquí, en la que escribías para ella, en tus mares y mareas. La poesía de tus ojos era infinita y profunda, nunca terminaba, pero terminó.
Tus manos de pianista, tu sonrisa de conquistador, tus abrazos fuertes que se volvieron frágiles y tu pelo canoso y fino me regalaron la poesía que nunca leí, la que escuché en tus gestos, la que me recuerda que cada julio que pasa hace un año que nació un poeta y un conquistador.
La poesía la escribiste de tus manos, la creaste con tu mente de soñador y le diste forma a cada paso constante que te hace más grande y mejor. Tu poesía era tu vida, tu esencia, tu Dios.
Sigo echandote de menos, no me cansaré de hacerlo nunca, porque nunca volveré a sentir que tus versos los citas, que tus ojos me miran, que la palma de tu mano me invita a entrar y a la mejor de la caricias que puede haber entre un abuelo y su nieta.
Sopla el viento y sé que eres tú con un verso el que mueve mi pelo, siento un escalofrío y sé que una estrofa tuya la que me pone así el vello; sonrío, dónde estes sé que me estas mirando. Inspiro energía, expiro tristeza, inspiro paz, expiro melancolía.
Solo puedo darte las gracias.


(((maca)))


Al otro lado de la ventana

Abro el balcón y aunque desde mi habitación es imposible ver tu ventana siento que me estas mirando y sonrio, te guiño un ojo y me pongo el mejor de mis pijamas para ti. Me siento en la cama y desayuno, como si lo hicieses conmigo, te cuento que he soñado con un "nosotros" y te ries, acto seguido me besas y me haces perdir el sentido.
Me ducho, me visto y nos vamos, a donde sea, al fin del mundo.
Te miro sin que te des cuenta de reojo y pienso que me gustas más cada día, no sé si eres tú el que mejoras o soy yo que estoy perdiendo la cordura; sea lo que sea todo te tiene a ti como sujeto y sustantivo. No puedo evitarlo y sigo mirandote como si fueses un desconocido del que quiero conocer cada particula de su cuerpo, me dices que no lo haga, que te pongo nervioso - si tu supieses lo que provocas en mi a cada latido...- .
Antes de conocerte, del primer beso y del primer roce y el eco, nunca imaginé estar así con nadie, claro está que soy una chica y que todas hemos soñado con nuestro principe azul que viene a buscarnos a casa en un caballo blanco pero... ahora que ya no sueño con príncipes... estaba convencida de que no sentiría el tipo de felicidad que siento contigo.
Creo que me haces mejor persona, y si no es así al menos sí me haces más feliz; y a mi con ser feliz me basta, es lo único que importa.
Me pasaría toda la mañana abrazando tu espalda desnuda, y la tarde me quedaría dormida en tu boca; pero tú siempre tienes algo que hacer, así que desde mi balcón te pienso, aunque no te vea, sé que estás cerca y lo siento. Siento que no me conozcas todavía demasiado, porque cuando llegue ese día... Haremos las mañanas eternas y no habrá más palabras que caricias.

(((maca)))

martes, 28 de mayo de 2013

Bienvenida

Gazpacho casero en mi mano izquierda, la derecha maneja el ordenador que juega con "Moraima" de Andrés Suarez y Youtube. Estoy sentada en el suelo, en mi balcón preferido de toda la ciudad, seguro que no es el mejor, pero es desde el que han volado miles de sueños; sé que lo echaré de menos.
El sol brilla, corre el viento, y no pienso en nada. Relax total, todo está bien, o al menos siempre podría ir peor. Se acercan los exámenes, pero vamos a ser realistas... por eso no me voy a poner a temblar. Yo solo tiemblo si me miras fijamente, si me coges de la mano y me llevas al país de nunca jamás.
No me da miedo lo que está por venir, aunque sea la interrogante más grande de cualquiera de mis textos, todo se lleva mejor con un rayo de sol calentandote la cara.
Susurro bajito la canción que suena y acabo cantandola más alto, termino dejandome la garganta y una señora que pasea un perro - feo a más no poder- levanta la mirada y me descubre, en el segundo piso de este edificio, descalza, con un moño chapucero y un vestido de verano. Sonriendo y sintiendo la letra como si acabasen de arañarme el corazón. "No llames y vuelvas, no vuelvas y llames... Adiós amor, no vuelvas a tocarme la piel , amor, no vuelvas a tocarme la piel. "


(((maca)))

jueves, 23 de mayo de 2013

Geranios en el balcón

Amo Madrid, lo siento si los madrileños se encelan por compartir su amor pero no puedo evitar sentir todo lo que siento; porque los sentimientos son así, nacen aunque no haya agua con que regarles. De pequeña aprendí a leer y a escribir, a multiplicar - más o menos- y aprendí también que el querer no tiene medida, así que supongo que cuando van pasando los años y crecemos en algo más que altura vamos queriendo más a quienes ahora queremos, y más también a las ciudades que amamos.

En Chamberí la primavera vuelve a asomarse, esta vez parece que no quiere irse, y yo me alegro, y le doy la bienvenda y prometo recibirla con algunas flores en mi balcón, tal vez geranios. Las floristerias lucen mas flores y colores. Miro al cielo y ruego que guarde su humedad.
Se abren y cierran portales, nuestras bocas saborean el jugo de la primavera, y con sudor lo exprimimos. Cada calle guarda una historia y algunos balcones de Vallehermoso recuerdan tu olor.


(((maca)))

sábado, 18 de mayo de 2013

A MI PADRE

Voy a escribir de ti, para ti, por paciente. Porque has leído cosas mías que hablaban de todo, incluso de ti, pero nunca has leído lo que hoy te mereces.
He escrito de ti siempre que me ha salido del corazón, el problema es que muchas veces de las que escribimos con el corazón es cuando este se nos encoge o nos lo retuercen o cortan en cachitos diminutos, y claro, de cosas como esas suelen salir escritos bastante tristes o grises.
Imagino qué sensación debe de ser la de tener un hijo que escriba casi a diario y solo haya escrito de tí en un par de ocasiones, que haya escrito más sobre sus amoríos de adolescencia que de tí, y mucho más de su ciudad natal, o de su carrera universitaria, de sus amigos, de su familia... pero nada de tí, con todo lo que yo te debo.
Tú no lo sabes pero te debo miles de cosas: para empezar mi vida, porque si tú y mamá no hubieseis querido yo no estaría ahora escribiendo, ni sobre ti ni sobre nada ni nadie. Te debo miles de gracias por enseñarme a pescar, por enseñarme a sumar y a restar y más adelante intentar hacerme comprender que sin una buena base en matemáticas es muy difícil avanzar en la vida (ya ves que nunca he sido muy buena y aún así voy avanzando.) Me has enseñado, junto con mamá claro está, a lavarme los dientes siempre después de cada comida así que si ahora alguien me dice eso de "que dientes tan blancos tienes" tendré que llamaros para daros las gracias por inculcarme la limpieza, el orden, la constancia y el amor. Gracias por enseñarme la importancia del valor de la familia, por llevarnos cada nochebuena y Navidad a casa de los padres de mamá y por pasar muchos fines de semana en casa de tus padres. Gracias por aquellos días de julio limpiando la piscina, podando los setos y cortando el cesped; gracias por aquel flotador que me comprasteis tan bonito, y por aquel columpio que fabricaste - solo para mi - en aquel magnolio. Gracias por habernos dejado tener tantísimas mascotas en casa - renacuajos, ranas, peces, hamsters, el conejo, el pato, el gallo -¿te acuerdas?- , las tortugas, los miles de periquitos, y a mi querido perro, el mejor de todos. Gracias por esforzaros siempre para sacar lo mejor de mi y de mis hermanos, y gracias por equivocaros; de todo se aprende.
Quiero darte las gracias papá por seguir ahí, tú sabes mejor que nadie lo que esto supone y conlleva. Gracias por haber superado un cancer, un ictus, y tanta mierda que la vida te ha querido meter. Gracias por ser padre, siempre, por haber estado cuando hacías falta y por haber faltado algunas veces. Porque gracias a eso aprendí, maduré y crecí; porque crecer se crece siempre, pero unos solo lo hacen en altura y otros crecen también con el corazón y con la mente.
Gracias por perdonarte a ti mismo, por empezar otra vez, por cambiar el amarillo de tus ojos al blanco. Gracias por dejar de fumar después de tantos años, por ser un ejemplo de superación en tantísimos aspectos. Gracias por ponerte siempre tus americanas y zapatos más bonitos cuando quedas conmigo, por dejarme todo el día tu colonia impregnada en mi ropa y mis mejillas. Gracias papá por seguir soñando, por no cansarte de tener metas en la vida, por no rendirte y por perdonar.
Dicen que no existe relación comparable entre la de un hijo y su retoño; mi relación con mi madre es incomparable a ninguna, pero la nuestra lo es también; y además estoy segura de que ningun hijo tiene una relación como la nuestra. Sinceramente, ahora que ha pasado la tormenta quiero decirte una cosa, creo que prefiero una tormenta que nos de lo que nos ha dado, que una vida siempre en calma que en realidad no lleva a ninguna parte. No digo que me alegre de los problemas, pero creo que no hay nadie tan bueno como nosotros para saber admitirlos y superarlos - ale, vaya chute de autoestima-.
De verdad papá, eres grande.
Hace años, cuando estabamos en el climax de la tormenta, a mi me daba por escuchar una canción que Alejandro Sanz compuso para su padre, "Ese que me dio la vida". Yo la escuchaba llorando como una condenada, ya sabes como soy, y pensaba, igual que pensé cuando se murió el abuelo Gabriel, que yo nunca tendría una relación así con mi padre, contigo; que no sería nunca capaz de quererte de verdad y tanto, y me odie durante mucho tiempo por eso. También te odie a ti.
Miranos ahora papá, hace muchísimo tiempo que he cambiado tu nombre de contacto en el móvil, hace años tenía "...", así, si un día se te daba por llamarme y alguien me decía que porqué no respondía a la llamada yo decía "ah no, es que es publicidad". Era idiota papá, la verdad es que todos lo hemos sido.
Perdoname, por ser una niñata, por no saber aceptar las cosas como son y por evadirme tantísimas veces. Perdona por no haberte apoyado cuando más lo necesitabas, por llevar tantísimos años sin decirte las palabras mágicas... Sí, esas: T _    Q _ I E _ O 
Gracias por tantísimas cosas, sobretodo por enseñarme con el ejemplo que lo peor que uno puede hacer en la vida es rendirse. Solo tú conoces tu historia, y solo a nosotros debe interesarnos, así que ahora que ya he borrado los tachones del libro dejame volver a darte las gracias y seguir escribiendo, con el corazón en la mano, pero sin rotos o remiendos.
No estoy orgullosa de ti, estoy orgullosísima, de verdad. Que sepas que para mi los tachones ya están borrados, olvida tú tambien los mios.


(((maca)))




miércoles, 15 de mayo de 2013

Piel vivida

Adoro las manos de las personas mayores, esas manos llenas de manchas oscuras, con la piel demasiado dada de sí quizá para abarcar todo en la vida. Las manos de mi abuela son así, elegantes, pero de persona mayor claro; es lo que tiene tener 88 años y vivir todo lo que ha vivido.
Las arrugas son risas a carcajadas en momentos de máxima felicidad, las ojeras es la acumulación de noches sin dormir pensando en qué hacer por ver mejor a los hijos. Los dolores de cabeza tienen la misma razón, y los pasos lentos que dan ahora es porque hace años corrieron como el viento detrás de sus sueños. La vida es así, naces sin saber andar, más adelante sientes que eres capaz de correr como un guepardo y quizá a los años tengas que ir en silla de ruedas.
Mi abuela ha tenido suerte, porque si ahora no ve es que sus ojos ya son incapace de asimilar más cosas bonitas, de tantas que ha visto a lo largo de su vida. Ha conocido el mar de mil ciudades, y ha viajado mucho al lado de su marido: siempre juntos.
Mi abuela dice que de todo hay que sacar la parte positiva, ella es así, andaluza, y no puede evitar ver un rayo de sol entre las nubes. Es admirable.
Por eso las personas mayores me enternecen y me causan tanto respeto. No todas claro, solo las que han vivido, como yo digo... VIVIDO con mayúsculas. Las personas mayores son supervivientes de sus miedos y sus penas, son publicistas de sus nietos y sus sonrisas; son héroes, siempre , sin duda.


(((maca)))


martes, 14 de mayo de 2013

Pausa en el ordenado caos

El Café Van Gogh es un clásico, para los estudiantes que pasamos por delante de él cada mañana antes de coger el autobús que nos lleva a la universidad, y para los niños, trabajadores, parados y jubilados de Chamberí.
Sus sillones de cuero oscuros, los grandes ventanales, la disposición del local y la iluminación consiguen situarme en una cafetería de estilo clásico en una de las zonas más activas de este Madrid actual.

- Un té con limón por favor. Y hielo.

Ha empezado a llover y he venido a refugiarme; he visto ante mis ojos la escusa perfecta para un momento de soledad creativa. Podría andar bajo la lluvia, mi casa está a unos minutos, pero llevo sandalias y vestido de manga corta y no quiero parecer un perro mojado.
Antes el cielo estaba de un azul oscuro intenso, la tormenta de la tarde nos había dejado a todos con dudas de si salir o no a la calle; pero yo enseguida me siento encerrada y necesito liberarme de las paredes de cartón que conforman mi edificio.
Bajo la calle doblando la frutería, noto como el dependiente me sigue con la mirada, siempre lo hace. En menos de dos minutos he visto tres herboristerias, donde me encanta sumergirme a veces y descubrir cosas nuevas.
Chamberí huele hoy a tierra mojada y a flores, ya se han colado las margaritas en los parques y las floristerías lucen más bonitas y coloridas ahora que antes.
Todos avanzan, unos regresan a sus casas después de un día de trabajo, otros van a visitar a sus amigos, y hay un joven que va a casa de su novia, a sonreírle a la vida.
Sigue lloviendo, no para. El hielo del vaso se ha derretido por completo y con él mis ganas de levantarme y volver a casa. Van Gogh me trae recuerdos cálidos, encuentros agradables, y ahora estoy sola, tranquila, disfrutando de las hojas en blanco de mi libreta favorita.


(((maca)))

domingo, 5 de mayo de 2013

Otro mundo

Nuevas historias, siempre, porque tanto tu historia como la mía son distintas y tienen ramificaciones y finales felices.
Hay baches con forma de tumor, que con tu sonrisa estoy segura de que se superan. Tú no eres de este mundo, tu manera de amar es diferente, ante cualquiera desbordas el corazón.
Y nacen nuevas novelas, que mezclan culturas y mapas, idiomas y corazón. Que con su pequeña mano puede dirigir nuestro mundo, que con solo verle dormir se nos caen las lágrimas y nos roban chispazos de emoción.
Hay sonrisas, siempre, aunque un día amanezca gris sabemos que el próximo será soleado, porque la vida puede depararnos muchas cosas... pero somos nosotros quienes decidimos qué hacer con ella. Vida, eso queremos tods, una vida sana rodeada de los nuestros, aunque baches se liman, las asperezas se hidratan y las risas se vuelven carcajadas.
Un cuarto de siglo, parece mentira que los sueños se cumplan, pero se cumplen lo sabes; tú acabas de empezar a vivir el tuyo. Empápate de todo y no te preocupes por mañana, quién sabe que será de nosotros, preocupate de ti y de quienes te quieren; sigue adelante. Felicidades.
Os quiero a todos.


(((maca)))

martes, 30 de abril de 2013

Aprendiendo a olvidar

No te hace caso, se ha olvidado de ti y ya no sabes si le importaste algún día, si le hizo ilusión un día tu llamada o nunca perdió el sueño por ti. Abre los ojos, no sé bien lo que fue o lo que no, pero tienes delante de ti lo que es ahora: no te llama, no te escribe, no hace nada por verte. Vale, sí, puede ser que justo cuando iba a llamarte para recitarte una poesía le atropelló un camión y no ha tenido forma de recitarte nada desde el hospital, sí, puede ser también que haya ido todas las mañanas a cantarte a tu balcón pero tu no le hayas oído por ir en la mañana a clase o al trabajo. Claro, todo es posible, no voy a ser yo quien te diga que no, pero vamos a ser realistas, de la mejor manera.
Deja de torturarte pensando en qué pudo ser y que no es, deja de pensar en ella/él como alguien mágico que cambió o puede cambiar tu vida porque te recuerdo, que ya veo que se te ha olvidado, que él único que puede hacer increíble tu vida eres tú mismo.


(((maca)))

viernes, 26 de abril de 2013

Mi concepto de felicidad

Cuando la felicidad es plena nace de uno mismo. Dicen que la plenitud no se alcanza, solo al morir los creyentes, yo creo que podemos encontrarla cada día.
No sé qué es la felicidad, que alguien pueda definir un concepto tan amplio. Para mi es un estilo de vida, el resultado de una búsqueda interior, de un camino que no acaba, plagado de superación y compromiso.
Felicidad es más que estrenar una camisa, que la compra-venta de productos y besos.
La felicidad envuelve todo aquello que nos llena, que nos hace más humanos; más creíbles.
La felicidad es fuerza, exprimir cada sentido; conocer los porqués y para qués y desarrollar los cómos.
Felicidad es fé: fe en el suelo que pisamos y se convierte en polvo, fe en las personas, fe en que los sueños se cumplen y fe en que siempre se abre una ventana.
Felicidad es exaltación: abrazos, sonrisas, sudor y lucha. No hay límite, porque eres tú quien lo marca y tú quien siempre te superas.
Felicidad es comprender el fracaso, felicidad es también es asumir derrotas, asumir la vida y día a dia procurar hacerla lo más dulce posible.


(((maca)))

domingo, 14 de abril de 2013

Abrirse el pecho

El reloj de mi habitación es pretencioso, si estás en silencio resuena por toda la habitación, incluso puedes oírlo desde el otro lado del pasillo. Nada más abrir la puerta no es lo primero con lo que te encuentras, quizá tampoco te fijes en él pasando los ojos rápidamente por las paredes; pero si te detienes, por algo más de un segundo, lo ves: y entonces escuchas como late.
Hay infinidad de cosas así, que a primera vista quizá no se perciben, pero si te paras por un instante y contemplas con algo más que con los ojos, puedes verlo todo con claridad; sentirlo.


(((maca)))

martes, 9 de abril de 2013

Convertirse en humano

Mira, observa, detente. Baja el volumen de la música o subelo al máximo. Inspira, expira, lleva un ritmo constante. Si vas a actuar iguala tu última meta, o superala y vence tus límites. Si estas cansado despojate de las pesas que te hunden y repite el proceso: mira, observa, detente. Baja el volumen de la música o súbelo al máximo...
No te eches la culpa de todo y cargues a los demás el muerto, se consciente; consciente de que amanece cada día y que todos ellos puedes hacerlos diferentes.* Sé consciente y graba en tu mente a fuego que YO es casi siempre la fuerza más poderosa. Que tú puedes decidir infinidad de cosas, y no solo eso, puedes cumplirlas y sentir, aquí viene lo mejor de todo, no solo el beneficio propio, sino el común; ese que se esconde tras de todo.
No seas egoísta, comparte; dedica tiempo para tu familia, que para algo te han visto crecer y te han reñido y apoyado siempre que lo has necesitado. Quiere a tus padres, sin medida. Sonríe a tus amigos, demuestrales que les quieres, que a veces parece que por ser amigo uno solo tiene derecho a soportar nuestras cargas del día.
Concedete suspiros de espacio, piensa solo, comparte tus ideas y mantente abierto a otras nuevas.
Descubre quién eres, en cuerpo y alma, y decide qué quieres y qué no quieres de todo ello.
Quierte tal y como eres, pero cambia; aunque te digan que no es bueno hazlo, porque sí lo es, cambia para mejorar, para ser quien eres.
Caete si has de caerte, pero no te quedes abajo, apoyate en cosas que te llenen de salud y alegría, no sucumbas a la tentación de lo fácil, ni a la euforía del sinsentido.
Disculpate, siente el pinchazo y deja que te perdonen y olvida el daño.
Aprende.
Perdona, nadie sabe a ciencia cierta cómo hubieses actuado tú si fueses a quién estás juzgando.
Sonríe, que a cada sonrisa nos volvemos más humanos.

* escribo "hacerlos" (tú) y no "hacerse" (quién sabe por quién).

(((maca)))

sábado, 6 de abril de 2013

Querida lluvia

Parece que no quiere irse el frío, y en la mayor parte de España la lluvia tampoco; bueno, tendremos que contentarnos con esto, no vamos a quejarnos que el invierno fue más duro y aunque lo veamos algo lejano las margaritas empiezan a brotar de nuevo. Quizá no todos tenemos la suerte de ver flores cada día, porque del camino de casa a la Universidad solo hay asfalto, o del camino del trabajo a casa solo hay acera humedecida... es esta lluvia que no quiere despedirse.
Querida lluvia, te hago saber que me hubiese gustado alargar mis días en La Coruña y que esta última vez al despedirme volví a llorar. Igual que no me gusta irme a mi entiendo que tu no quieras irte, pero lo tuyo ya es pasarte maja. Me fui de allí porque Madrid me llama, me reclaman las clases, trabajos y futuros exámenes, me espera su gente y sus calles y aunque adore La Coruña sé que lo bueno en exceso deja de ser bueno. Por eso me fui, por eso tienes que irte y ya que estás... regalanos un par de grados.

(((maca)))

martes, 2 de abril de 2013

Andar por encima del suelo

Con la barriga llena y el alma rebosando crucé el semáforo en rojo, advirtiendo el peligro corrí hasta la otra acera y me detuve jadeando ante el puente azul y blanco, como el corazón de mi hermano. Lo contemplé durante unos segundos que parecieron años y sin pensar en otra cosa me dispuse a cruzarlo; dos pasos, solo dos pasos di hacia adelante, y el triple de ellos hacia atrás. Tengo vértigo, y ese puente siempre se me ha presentado como un reto, aunque puedo alardear de haberlo cruzado ya un par de veces.
Llovía, aunque para un gallego eso solo es chispear, y entre eso y el viento que azuzaba en mi espalda para ayudar a superar mis miedos volví a poner un pie, el derecho, sobre la acera que abre camino al puente. Me paro, respiro, me mojo, me pongo la capucha y me rindo; no cruzo el puente así que lo paso por debajo, haciendo el camino más largo, el de los vagos.
Mientras camino y me mojo me quito el abrigo, mi cuerpo arde aunque digan que haga frío. Solo pienso, mientras mis ojos se cruzan con las vigas que mantienen esta obra de la ingeniería, que debería estar andando a un par de metros del suelo, y no aquí abajo, con el resto de mortales. Sé que hay otro puente a un par de minutos, no tengo que cruzarlo para llegar hasta donde quiero pero mi cabeza me dice "hazlo" y la adrenalina que se rebosa del pecho me dice "corre". Así que corro, hacia el otro puente, y lo cruzo sin dejar de correr y cuando llego abajo me siento capaz de cualquier cosa.
Continuo, caminando sin abrigo para notar bien la lluvia en la piel.


(((maca)))

viernes, 22 de marzo de 2013

Básicos de primavera


No aparentes que eres y tienes tal cosa, no juzgues sin enfrentarte primero a tu espejo. Sea de dónde seas y cómo seas, ese eres tú, único; no pretendas ser como los demás porque recuerda siempre que las joyas más valiosas son las que hay en menor cantidad.

(((maca)))

viernes, 8 de marzo de 2013

ta ta tachán...

No sé por dónde empezar, son tantos y tantos recuerdos... Lloro como una idiota y me rio a la vez a carcajadas, estoy sola en el piso que me da cobijo estos últimos años y me he puesto a pensar y a pensar... y acabo de ser consciente de que Javi, mi hermano, se casa este sábado, pasadomañana. No lloro de pena, ni me rio porque me haga gracia, creo que es todo un cúmulo de nervios, incredulidad y alegría.
Él siempre ha dicho que se casaría joven, y que no sería de esos que se tira media vida ennoviado para casarse a saber cuando... Se casa joven, 27 añitos, y aunque está todo más que estudiado todavía me emociono solo de pensarlo.
Me río sola recordando mi primera noche de fiesta, fue con él en La Coruña, yo tenía quince años y me sentía una reina a su lado rodeada de sus amigos. De pequeña me enseñó lo bonito del flamenco, un poco de mecánica y tunning y que las buenas personas no solo son los de mejor aspecto o los que usan los perfumes más caros.
Qué más decir, que sobran las palabras.
Te deseo lo mejor, 100 años como mínimo de felicidad. Acuerdate, que los temporales siempre se pueden superar.

(((maca)))

lunes, 18 de febrero de 2013

Presentación

Buenas tardes, me presento.
Mis padres decidieron llamarme Macarena por la Virgen, por eso de que mi madre es andaluza aunque por mi corra sangre gallega. Nací en La Coruña hace 21 años y pico, y siempre celebro el día de mi nacimiento con la gente que más me quiere y quiero en la playa de Gandía, Valencia.
Desde pequeñita no hay nada que me guste más que el sol, la playa y el mar; ya sea el de mi norte o el de levante, donde haya un rayo de sol ahí estoy yo dejando que me caliente. Si soy adicta a algo es al salitre y a las cosquillas en la espalda, no me gusta el tabaco y últimamente el alcohol me da asco, especialmente sus consecuencias. Mi droga favorita quizá sea la soledad, eso es lo que adoro y ha intentado matarme a veces, pero disfruto en compañía, con mi gente; esas personas que realmente se merecen mis sonrisas y abrazos.
Me gustaría saber pintar, de pequeña en vez de ir a clases de piano o ballet yo iba a clases de pintura y de fútbol. De verdad que lo intenté, pero nunca marqué un gol y aunque en la pared de nuestra casa se exhiba uno de mis cuadros,nunca me he sentido una verdadera artista.
De mi padre no he heredado la paciencia ni el arte, ni de mi madre la constancia ni su fe; pero guardo dentro de mi algo de ellos.
Soy de las que usa la cabeza para más cosas que para peinarse, intento encontrar la solución de este mundo y a veces eso me trae dolor de cabeza. Siempre doy oportunidades, es fácil que me hagan daño y algunas heridas no se me han cicatrizado. Sé querer, quizá no de la mejor manera, pero creo que todavía nadie me ha enseñado. Me paso el día abriendo ventanas, no soporto que se cargue el aire y no entiendo a quien inventó los radiadores; me asomo al balcón y siempre que puedo lo hago descalza, y cuando cierro los ojos me imagino en una playa aunque aquí nieve o el sol arda en el asfalto y la polución.
Soy transparente, quizá a veces demasiado, y no entiendo por qué a alguna gente le divierte hacer daño. Soy consciente de que el poder absorbe, y por ello me alejo de él, para mi el poder está en saber dominarme y saber estar donde me encuentre.
Sueño despierta y por las noches tengo pesadillas, he matado a tanta gente en sueños que lo único que puede alegrarme de eso es que se supone que les alarga la vida, o eso dicen.
Me refugio en la música, creo que canto bien y si no es así lo siento porque si no canto o no escribo no soy yo; así que siento por quienes tengan que oírme, por estar a mi lado.
Creo firmemente que la mejor manera de conocer a alguien es hablando, no escuchando a los demás que dicen de ella; viéndole actuar ahora y no viendo fotos del pasado.
No sé definirme, pero así soy.

(((maca)))

jueves, 7 de febrero de 2013

Qué pasó con ese humo

La ventana dice que se acerca la primavera, pero cuando abro el balcón y me expongo al sol noto el frío: las yemas de los dedos se enfrían, el pelo brilla y la cabeza arde. Enciendo el humo por ti, y por mi, no vamos a mentiros, pero te recuerdo en cada calada. No toso, porque he aprendido a respirar, y me siento absurda, como encarcelada en las barras de metal que impiden que toque el asfalto.
Inspiro, expiro, inspiro fuerte y expiro mezcla de dióxido y humo. Me sigo acordando de ti, pero a cada calada todo se desvanece, se vuelve más frágil y divertido, menos pesado. Empiezo a volar y me veo en no sé donde, contigo, soplándonos a la cara desde un octavo piso. Nos veo a los dos, bebiendo cafés hasta extasiarnos, mirando absortos las hojas que mueve el viento desde aquel balcón en el que vivías. Se nos duermen las piernas, nos reímos y empezamos a hacer sonidos que acaban en canciones. Sacamos fotos a cada segundo que luego hay que repetir, decimos con cigarros que fumar es salud de vida; solo tú y yo nos entendemos y eso es mágico.
Y te recuerdo a cada calada, y sabes que odio los cigarros. Me pregunto si me estoy perdiendo, si me refugio en echarte de menos como escusa válida para todo. Y ya no sé quienes son los culpables, ni las víctimas. Solo sé que tienes un sueño, que tiene que cumplirse, que tienes que viajar y hacerte un hombre. Que aprenderás idiomas y a sonreír de otra manera, que cantarás con otra gente y seguro que ellos sabrán encontrar el tono a cada melodía.
No te crezcas, que no hablo para eso, solo es que te echo de menos, desde Vallehermoso hasta Cuatro Caminos. Te echo de menos y a un café de madrugada, te echo de menos y a una terraza con lluvia, té y hielo. Te echo de menos, nos entendemos tan bien que podemos hasta creer que nos odiamos.
Pero, a pesar de todo, de dejar las cosas claras, te quiero. Te quiero tanto que duele.

(((maca)))

martes, 29 de enero de 2013

Dónde vas

Hoy no encuentro el motivo a cada día, supongo que es que estamos vivos, pero cuando te falta la persona que te hacia recordar que todo tenía sentido se vuelve todo gris y asqueroso. Puedo decir que ahora me importan un pito los exámenes, que haré todo lo posible por aprobarlos pero tengo el corazón tan encogido que no solo mi alma se humedece. Abro la persiana y entra la luz, parece que la primavera quiere adelantarse y yo lo tomo como una señal, un saludo desde arriba, un "venga tú puedes, siempre habrá océano".
Te busco en algun gesto, necesito saber que realmente no te has ido del todo. Sollozo y espero verte reflejado en algún cristal diciendo mi nombre, ssssssssshh, calma. Busco formas en las nubes, quizá algún corazón que quieras mostrarme o algun barco o una ola. Pero las nubes no me dicen nada y los cristales no reflejan más que el sol que quema mis ojos.
Por qué a veces no se detiene el mundo, por qué no entendemos la mitad de las cosas que pasan cada día y por qué cada día tiene que pasar sin que tu estes entre nosotros.
La muerte ha de existir porque existe la vida, todos sabemos el final de la historia pero siempre cuestan las despedidas. Todos hemos perdido a alguien, todos tenemos a alguien que ya no rie con nosotros, ni canta canciones ni nos receurda sus historias. Todos tenemos personas que se han marchado, porque así es la muerte y la vida, y a todos se nos encoge el corazón en ciertas fechas, ciertos días que a las nubes no se les da por recordarles, ni a los pájaros por volar en fila.
Lo siento, pero hay días que no soy capaz de asumirlo.


(((maca)))