La vida es un continuo trabajo: te despiertas y cada nuevo día te trae lo mismo de siempre, igual pero distinto... esa diferencia que te aporta es lo que hace que tu vida sea maravillosamente diferente.

sábado, 14 de mayo de 2011

Arriba y abajo


Escalofrío, esta vez solo siento felicidad. Ok, los exámenes a veces duelen, el agobio llega pero al final siempre se va y mi alegría siempre, siempre vuelve. Me pongo los cascos y Luis Ramiro suena a un volumen apto para romperme el tímpano, ya me preocuparé por la falta de audición en unos años… ahora oigo todo tan bien que solo quiero escuchar gritos de euforia. Hago playback porque aunque los vecinos se pasen el día a gritos yo muchas veces prefiero hablar en silencio. Cierro los ojos, vuelo.

Calladita me muevo de un lado a otro de la habitación, bailo entre folios y apuntes, entre camisetas de tirantes y vestidos con vuelo; me río sola al comprobar que ahí sigue el sol, abro la ventana y respiro aire y no incomprensión. Grito, me callo, salgo a la calle y aunque el plan ahora solo sea estudiar salto de una baldosa a otra. Vibra el móvil: alguien me llama, mi madre me ha mandado un mensaje y a mí ya me han cambiado el día a mejor. No sé qué pasa pero estoy bien pudiendo estarlo y sonrío cuando algunos se ponen a llorar; creo que todo es relativo, que una sonrisa siempre es ponible, y que el gris de la pena no conjunta tanto con el brillo del sol.

Ríete, si no es de la vida hazlo de ti mismo que eso siempre es bueno; ríete, pero hazlo conmigo. Sácame una sonrisa que te aseguro que te la devuelvo.



(((maca)))

3 comentarios:

  1. BRAVO! Eso es!!! Y viva Luis Ramiro!
    Mua

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, a sonreir SIEMPRE! Traiga lo que traiga la vida!
    TQ!

    ResponderEliminar