La vida es un continuo trabajo: te despiertas y cada nuevo día te trae lo mismo de siempre, igual pero distinto... esa diferencia que te aporta es lo que hace que tu vida sea maravillosamente diferente.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Vive la Navidad

Que bonita está Madrid. Las luces de Navidad y la de mis ojos iluminan las calles y mi sonrisa y las de algunos otros hacen ver que la Navidad es una época feliz, felicidad nostálgica, pero increíble en la que se reune toda la familia.
Entiendo que en esto soy una afortunada, tengo una familia grande y siempre estamos dispuestos a recibir a más y más; comprendo que quien sea hijo único y solo tenga un tío soltero , quizá, no lo viva con tanta intensidad. Pero quiero explicar, hacer entender a aquellos que ven la Navidad como algo gris, triste y en manos de la mano consumista que mueve la economía, que la Navidad es mucho más que todo eso. La Navidad sirve también, como todo, para recordar que seguimos vivos, para nombrar a los que no siguen con nosotros y cantarles villancicos, para tocar la pandereta y las castañuelas, para adornar el árbol y dar un beso al niño que está en la cuna.
La Navidad tiene como motivo de su celebración el nacimiento, ¿acaso hay algo más bello y alegre que el nacimiento de un niño?
Dejemos a un lado las penurias, la crisis, los problemas... no hay que olvidar qué vivimos y dónde vivimos, ni en qué situación, pero si que hay que sonreír al invierno, encender una luz o una vela y dar la bienvenida a la Navidad. Abrir el corazón y dejar que esa nostálgica felicidad invada nuestro cuerpo, que el alma se empape en cada momento.
Cada año me gusta más la Navidad y eso que el 28 de diciembre del 2010 falleció mi abuelo, quizá por eso la Navidad tendría que parecerme algo triste, pero no es así: todo lo contrario. Recuerdo perfectamente aquellas Navidades, cuando el abuelo decidió, y consiguió, levantarse de la cama y apareció por sorpresa en el cuarto de estar en aquella silla de ruedas. Hicimos todos un corro, entre primos y tíos seríamos unos 35, y cantamos, le cantamos, dos villancicos. Nos cogíamos de la mano intentábamos aguantar las lágrimas que ya se iban de los ojos sin despedidas, y todos sentimos eso: lo que es la Navidad, que es al fin y al cabo lo que es la vida, el día a día.
Siempre hay cosas malas , los periódicos parecen fusiles de desesperación y las sonrisas parece que cuesta dinero sacarlas. Pero hay nacimientos cada día, y cada día mueren abuelos que han enseñado algo importante a sus hijos y nietos.
Siempre hay algo por lo que sonreír, todos los días hay un motivo para levantarse; quién no lo ve que se quite ya la venda, y quien lo vea... que brinde esta Navidad conmigo.


P.D. ¡Feliz Navidad!

(((maca)))

2 comentarios:

  1. Si, siempre hay motivos para sonreír.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Eso es, Macarena!!! Somos afortunados y Navidad siempre será algo grande! Te quiero

    ResponderEliminar