La vida es un continuo trabajo: te despiertas y cada nuevo día te trae lo mismo de siempre, igual pero distinto... esa diferencia que te aporta es lo que hace que tu vida sea maravillosamente diferente.

sábado, 14 de abril de 2012

Abuelo, hoy también te echo de menos

Pueden pasar un millón de años que nunca serás mas viejo, puede llover todo lo que la nube quiera y pulir la acera de lágrimas de ángel que tú no vas a envejecer con el tiempo. Ya pueden pasar días y gente por mi vida que tú no vas a irte nunca, no de mi cabeza ni de cada recuerdo tuyo, no tampoco de las expresiones tuyas que repetimos por no olvidarte.
Te echo de menos, aunque no piense en tí las 24 horas del día ni cada noche mire al cielo buscando una estrella que me guiñe un ojo pensando que es tu sonrisa la que brilla allá arriba. Te echo de menos, por ejemplo , ahora: que si estuvieses a mi lado no iría a despertarte para decirte qué siento pero ahora que estás lejos, que no estás pero siempre vas a estar en mi cerebro, me gustaría cogerte y pedirte consejo, que me hablases de lo que te viniese en gana y que como siempre al final me hicieses llorar y reír al mismo tiempo.
Te echo de menos porque es innevitable no hacerlo, porque sin tí la vida es algo más complicada y por que tu lado del sofá sigue estando vació por mucho que vayamos a sentarnos en tu hueco. Te echo de menos porque así te siento más cerca, porque no todos los días me sale sonreír de buenas a primeras y porque cada vez que quiero ver el mar me viene a la mente el color de tus ojos tan intenso.
Estás en el cielo, entre nubes de algodón y ángeles de colores, sé que eres feliz o intento creer que allí dónde estás es todo maravilloso. Me cuesta mucho acostumbrarme a no verte más, a no poder mirarte de frente, a escucharte sin que sea a través de viejas grabaciones.
Y cómo no puedo verte, ni abrazarte, ni aunque vaya a tu casa y espere nunca vas a ser tú quien abra la puerta, me pregunto cómo hay que hacer para aprovechar todo lo que me enseñaste, a toda la gente que tengo ahora y cada posible sonrisa. Seguro que tu respuesta sería, como siempre útil, ojalá algún día alguien confíe tanto en mi como yo en tí y en tus palabras, ojalá, aunque estes lejos, puedas guiarme un poquito por el camino bueno que sabes que a mi se me cruzan siempre en la vida muchos caminitos frágiles, llenos de tonterías.


(((maca)))

2 comentarios:

  1. Sé lo que sientes porque yo también perdí a mi linda abuelita hace muy poquito y sé lo que es extrañar a esta persona tan importante en nuestras vidas.

    Nunca se olvidará su presencia y mucho menos su amor incondicional.

    Yo tengo un blog dedicado a mi abuelita:
    http://ariadnanieves.blogspot.com.au/

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar